18 ago. 2008


TEST

Por Ómar Ortiz. El tabloide, agosto 2 de 2008

Como están de moda las encuestas y los cuestionarios que tengan que ver con la popularidad del señor presidente y su posible postulación para un tercer período en la jefatura del Estado, propongo a mis lectores el siguiente cuestionario que cumplirá el doble papel de medir tanto su cercanía a las políticas uribistas como su perfil psicológico. Es necesario entonces que lo resuelvan con absoluta sinceridad para que formen un concepto veraz sobre su personalidad y sus afinidades con el líder supremo de la seguridad democrática. Aquí va:

1. ¿Es usted de los que siempre busca sus propios beneficios aún en contravía de los principios legales

o éticos?.

2. ¿Se jacta usted de ser un gran observador, de los que nada se les escapa?

3. ¿Para lograr sus fines puede ser un gran seductor o un pérfido acosador?

4. ¿No tiene usted nunca remordimientos de conciencia?

5. ¿Es de los que se ufana porque nunca se ha enamorado?

6. ¿Cuida mucho su imagen de ser un ser superior?

7. ¿Está siempre en disposición de arrebatar lo que quiere?

8. ¿Lo excita el dolor? ¿Es hiperactivo?

9. ¿Es por definición un rebelde que no se intimida ante la violencia?

10. ¿Sufrió mucho en su infancia?

Si usted contestó afirmativamente de una a tres de las preguntas anteriores, le informo que está usted “out”, seguramente es de esas personas que hacen globos, lloran en las películas, son del Polo, simpatizan con Piedad Córdoba y hasta leen poesía.

Si contestó afirmativamente de una a seis, es usted una persona modernamente uribista, por ejemplo, le gusta la seguridad democrática pero no está de acuerdo con el afán presidencial de perpetuarse en el poder, o, le pareció espectacular la operación "Jaque" pero detesta la parapolítica como quien dice ni chicha ni limonada.

Si contestó afirmativamente más de seis de las preguntas propuestas, lo felicito es usted un patriota, un uribista sin dobleces, un colombiano de los buenos, sólo que según la doctora chilena Elizabeth León Meyer, experta en psicopatía, tiene usted la personalidad de un psicópata, perfiles como el suyo lo tienen Luis Alfredo Garavito, Augusto Pinochet, Adolfo Hitler y José Stalin.

Informaciòn complementaria: Psicopatía otra forma que conduce al maltrato infantil

La psicopatía consiste en que un ser humano no tiene la empatía, es decir, no tiene la capacidad de ponerse en el lugar del otro y no le importa lastimar a la otra persona con tal de satisfacer sus propias necesidades. La psiquiatría lo define como el loco cuerdo, parece en la superficie como si fuera una persona con un comportamiento normal cuando en realidad no tiene ningún respaldo emocional de sus acciones, un ejemplo claro de un ser así es Luis Alfredo Garavito, quien abusó y asesinó más de 100 niños en varios departamentos de Colombia. Aún se encuentra detenido.

Además, en palabras de la médica – psiquiatra y Directora Ejecutiva de la Asociación Afecto, Isabel Cuadros: “el psicópata tiene algo que se conoce como empatía en reversa, que es la capacidad de ver dónde es vulnerable la víctima, en general lo que está buscando es como una especie de juego para controlar al otro, sobretodo a los niños y mujeres, que en este caso son considerado un objeto, como por ejemplo un balón de fútbol al que se le puede patear en cualquier momento”.

La situación al respecto es más grave aún si se tiene en cuenta que no existe medicamento u operación alguna que garantice una curación del 100% de un paciente psicópata, para que después pueda formar parte activa de una sociedad. El escritor español Vicente Garrido dice que: ”Existe una clara diferencia entre psicópata y el sociopata, de manera que el psicópata es casi genético, nato, es un individuo que no tiene capacidad de culpa ni de reaccionar frente al hecho de cometer un acto atroz, en cambio el sociopata es aquel individuo que la sociedad ha vuelto contra la norma y la ley, es la persona que ha sido maltratado múltiples veces, que ha tenido que sobrevivir a un ambiente supremamente adverso y que por esa razón no tiene normas ni límites, por supuesto al final ya no le interesan los demás seres humanos, pero es a partir de la experiencia, en cambio el psicópata es el caso de un individuo genéticamente determinado”.

Bogotá 4 de julio de 2008. Boletín de prensa. Asociación Afecto: Guillermo Camacho Cabrera. Comunicador oficial

No hay comentarios: